dijous, 16 de juliol de 2015

Un pres en vaga de fam mor al CP de Jaen

Quan sols la solidaritat pot combatre la impotència i només la lluita pot apagar la ràbia...

Copiamos la noticia aparecida en el Diario de Jaén sobre la muerte de un preso denunciando lo injusto de su condena:
Miguel era un interno del centro penitenciario. Cuentan que nació en Úbeda y que tenía 53 años. Ayer apareció muerto en la enfermería de la prisión. Cuando, a las 7:55 horas, los funcionarios comenzaron el recuento, se lo encontraron muerto en la cama.
Llevaba en huelga de hambre desde mayo, que fue cuando entró en la cárcel. Había sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 3 por un delito de resistencia a la autoridad. Si todo marchaba bien, su estancia en la prisión debía de ser fugaz, ya que tenía que pasar 10 meses para cumplir su condena. A tenor de lo que tienen por delante muchos de sus compañeros, nada grave.
Sin embargo, Miguel siempre pensó que era un castigo injusto. Unos meses antes, ya estuvo interno en prisión preventiva, aunque el juzgado decretó su puesta en libertad hasta que se celebrara el juicio. Durante ese tiempo, ni comía, ni hablaba. Si necesitaba algo urgente de un funcionario, lo escribía. Además, su huelga de hambre era tan singular que no la comunicaba al centro. Fue el personal médico de la prisión el que detectó lo que le ocurría en uno de los controles. En mayo, volvió a la prisión y, otra vez, dejó de comer y de hablar. Ya lo conocían de la otra vez, por lo que estuvieron atentos y constataron que repetía las pautas de comportamiento anteriores. Estuvo ingresado en junio en el hospital al agravarse su estado de salud. Todos los protocolos se encontraban activados para que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria autorizara su alimentación —en contra de su voluntad—. En cambio, cuando pasó unos días en la planta del Complejo Hospitalario, sí que volvió a comer. Se recuperó en el hospital y volvió a la prisión, pero, cuando se vio allí, otra vez, dejó de ingerir alimentos. Tampoco lo dijo, por lo que sus controles médicos y visitas al Complejo Hospitalario de Jaén se hicieron frecuentes. De hecho, volvió al hospital.
El martes por la mañana, fue dado de alta. Ingresó en el centro penitenciario, aunque, durante la noche, volvió al Complejo Hospitalario porque los médicos de la prisión vieron que su salud era muy débil. A las dos de la madrugada, una ambulancia lo trajo de regreso a la cárcel. Ayer, a las 7:55 horas, los funcionarios lo encontraron muerto en una de las camas de la enfermería mientras hacían el recuento.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada