diumenge, 27 de setembre de 2015

Policía Nacional de Murcia: violación de domicilio, palizas... y una pistola



Según diversos testimonios, el pasado 21 de agosto, sobre las 3 de la tarde, un agente de la Policía Nacional de Murcia entra sin autorización judicial en la vivienda de una familia hasta en dos ocasiones y sin causa alguna que lo justifique.

Al saber que el  allanamiento de morada ha sido grabado, el agente intenta -ilegal y violentamente- apropiarse del teléfono móvil,  llegando a desenfundar su pistola y apuntar al perro de la familia y a diversas personas, entre las que se encuentra una mujer de 80 años. Al no conseguir hacerse con el teléfono, detiene a un miembro de la familia y pide refuerzos.


Minutos después, entre 8 y 10 agentes violan nuevamente el domicilio, expulsando a empujones a la anciana y a una vecina, embarazada, y quedándose a solas en la vivienda con otros dos miembros de la familia, quienes posteriormente serían atendidos por las agresiones sufridas. En el exterior, un menor de edad -hijo de uno de los detenidos- también sería agredido por un agente del CNP de Murcia.


Mientras la anciana era trasladada por una crisis de ansiedad a un centro hospitalario -en el que permaneció ingresadadurante 6 horas-, la acción policial se saldaba con la detención de sus dos hijos y de su nieto.  Tras un día en el calabozo fueron puestos en libertad. 


Denunciadas por la policía, las tres personas que fueron detenidas han sido imputadas por los delitos de "atentado a un agente de la autoridad, lesiones y daños". Por su parte, los miembros de esta familia están dispuestos a emprender acciones legales al considerarse víctimas de una brutal injusticia cometida ilegalmente por algunos agentes del CNP de Murcia.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada